Festa Halloween a la Falla Reis Catòlics

Imprimir
Creado en Viernes, 02 Noviembre 2007

Increible el dia de Halloween que pasamos en el casal.

Por la tarde, todos los pequeñajos disfrazados de los mas variopintos monstruos, demonios y brujas, pasaron una tarde de miedo con una chocolatada.

Hicieron un monton de dibujos y disfrutaron bailando y dando sustos.

Por la noche, los mayores tomaron el relevo.

El casal estaba decorado como no se habia visto en la vida. Desde la entrada del terror, donde ya empezaba uno a introducirse dentro del particular infierno en el que se habia convertido el recinto, hasta el minimo detalle de las paredes, donde rebosaban distintos elementos decorativos.



Un diez para todos aquellos que colaboraron en la decoración del casal, a ver con que nos sorprenden la proxima vez.

La gente tambien se animó, y se engalanaron con sus mejores disfraces. No pocas eran las veces en la que ni tan siquiera podias reconocer a la gente que estaban debajo de esas truculentas vestimentas.

Nos sentamos a cenar envueltos en un ambiente tenebroso, donde se dio buena cuenta de las excelencias que tuvieron a bien comprar la gente de Festejos y Actividades Diversas.

Salimos todos fuera, para hacernos la foto mas terrorifica del año, todo un homenaje a las criaturas mas extrañas y lugubres.



Una vez nos tomamos el cafe, y aprovechando que llegaban las 12 de la noche, la hora de las brujas, procedimos a la entrega de premios a los mejores disfraces.

El ganador de la categoría masculina fue Ramon, cuyo disfraz imponia nada mas verlo. Parecia un dependiente zombie y descuartizador del Leroy Merlin.



En la categoria femenina, el premio se otorgo a la pareja de... como decirlo... angeles-zombies-niña del exorcista o lo que quiera que fuesen, formada por Laura y Vicen (a este ultimo se le va a prohibir venir mas, ya que a todo lo que participa gana, y ya esta bien, hombre, deja algo para los demas).



Luego, todos bailamos en la disco-casal hasta las 2 de la mañana. Pero no acabo todo esto hay, sino que luego la gente acabo recorriendo el pueblo por los pubs, dando miedo y risas por alla donde paraban.

Y asi acabo todo, cada uno en su casita durmiendo con los angelitos caidos y esperando con impaciencia la proxima fiesta que celebremos en la Falla.